Las emociones en el paciente cronico

0

Es una realidad que la presencia de la enfermedad en nuestra vida es un elemento que nos enfrenta a un cambio, sobre todo, en la gran mayoría de los casos, no previsto en nuestro plan de vida.

La presencia de la enfermedad siempre es algo que nos va a generar temor sobre todo porque nos hace evidente nuestra propia vulnerabilidad. Esta sensación provoca que percibamos todo como fuera de nuestro control, de ejercer nuestra capacidad de dominio, de decisión.

Paciente Cronico

Cuando estamos frente a una enfermedad crónica, es decir,  una manifestación de síntomas y cuidados que van a estar en nuestra vida por un tiempo indefinido, el grado de experiencia de éstas emociones se incrementa de manera considerable en la persona y esto genera que se susciten varias gamas emocionales que pueden ir desde la tristeza a el enojo, y manifestarlas por medio de la desesperanza y el miedo.

Es una verdad que la persona tiene todo el derecho a expresar lo que siente ante esta realidad que se le pone enfrente, pero la manera de hacerlo a través de entender el proceso de la enfermedad en nuestra vida es lo que marcará la diferencia.

¿Entonces que debemos de hacer?

ENFERMEDAD = MOMENTO DE CAMBIO

Cuando  nosotros tenemos clara la presencia de la enfermedad en nuestra vida debemos empezar a realizar cambios, la propia enfermedad es un cambio en nuestro entorno. Así que debemos tomar la iniciativa de amoldarnos funcionalmente a esta nueva necesidad.

¿PERO QUÉ DEBO CAMBIAR?

  • Mi percepción a la enfermedad. La enfermedad es una parte de mí persona, no el todo, por consecuencia: yo no soy la enfermedad.
  • Mí actitud. Lo que yo no haga por mí no podrán hacerlo otros. Depende de mí enfrentar esta nueva realidad de la manera correcta.
  • Mis sentimientos. Es un cambio, reconocer y vivir lo que siento, hacerlo extensivo a las personas de mi familia y buscar soluciones.
  • Mí participación individual. No perder el plan de vida que se tenía trazado antes de la presencia de la enfermedad. Plantear metas y lograrlas.

NECESIDADES QUE DEBO RECOBRAR

Existen 3 necesidades que no debemos pasar por alto en nuestra vida, sobre todo cuando ésta la sentimos vulnerable, ya que estas nos ayudan a continuar desarrollando nuestra persona de una manera eficiente.

1.- El autocontrol.  Continuar un plan de vida integrando la enfermedad.

2.- Reconocer mis sentimientos. Si no permitimos que la emoción se exprese y la reprimimos las emociones se confunden y generan un proceso doloroso.

3.-Tener congruencia entre mí decir y mí hacer. Debe existir una relación entre lo que pienso, digo y actúo.

Es frecuente que en situaciones críticas de salud, tengamos la predisposición a decir que estamos actuando o esforzándonos por algo cuando en realidad estamos haciendo lo contrario. Es necesario buscar la línea de la congruencia y actuar en consecuencia.

El recobrar estas necesidades nos permiten definir una línea de equilibrio para continuar perseverando en nuestra vida hacia logros definidos.

Tener una enfermedad crónica exige a la persona la reintegración de la vida propia en dónde se le de espacio a la propia enfermedad. Entre más pronto se integre se podrá continuar el desarrollo de las metas personales y un equilibrio que repercuta en la tranquilidad propia de la aceptación, el aprendizaje y el esfuerzo.

La enfermedad es una parte de mí persona, no el total.

AQUEL QUE TIENE UN PORQUÉ PARA VIVIR SE PUEDE ENFRENTAR A TODOS LOS “COMOS”.

NIETZSCHE    FILÓSOFO ALEMÁN

Deja un Comentario